20 noviembre 2008

Churrascada en el campus

Llegó mi hijo "el pequeño" indignado -sólo tiene veintiséis años-
Joder papá! esto ya es la hostia! mira que foto acabo de tirar en el campus universitario, no hay derecho, hasta donde llega la "ignominia" de la juventud...
¡ignominia! y recordé esa palabreja en boca de los grandes Faemino y Cansado, dos monstruos...


Rápidamente le corté la palabra al observar la foto y para que no se alterara más de lo debido, ya que lo veía en un extremo grave de excitación, intenté quitarle gravedad al asunto y me puse a explicarle que tampoco era para tanto, que hubo otros pueblos que consideraban el canibalismo como un acto social, tal vez una filosofía o un yo que sé...

¡es más! le dije - a veces esa gente sacrificaba y se comía a sus congéneres para así obtener sus virtudes físicas e intelectuales -, bueno creo que era así por que lo vi en un documental de la dos... - o pueda que sean unos estudiantes de geografía e historia que se están comiendo al "chapón" de la clase, ahora que están al caer los exámenes, para adquirir sus conocimientos - o pueda que sean unos estudiantes de políticas que se están comiendo al concejal de urbanismo para adquirir sus conocimientos en "pelotazos"..., o pueda que...

¡Déjate de hostias papá! ¡qué estaban dejando todo hecho una mierda! que los jardines son de todos, que todos pagamos con nuestros impuestos el servicio de limpieza y esos gamberros tenían un cubo de residuos orgánicos cerca, ¡coño! mucho estudiante pasando y paseando por la universidad, pero la educación universitaria no pasa por ellos, no hay cosa que más me joda que la gente tire las cáscaras de pipas en el suelo...

Y siguió razonando y descargando su ira mientras yo ya andaba a lo mío, pobre concejal pensé, no llegó a tiempo su Robinson Crusoe para salvarlo, pero pensé poco tiempo... ¡ignominia! que palabra, dos monstruos estos F&C...

Tengo que decir que mi hijo "el pequeño" siempre fue una criatura obsesionada por el orden y la limpieza y lo comprendo..., ver el suelo lleno de restos de un banquete debió de ser un gran golpe para él...

La verdad es que ¡estoy muy orgulloso de que me haya salido un respetuoso ciudadano!

No hay comentarios: