22 marzo 2010

Héctor quería ser "pulicía"

 A mi amigo Miguel le gusta coleccionar frases y en el "feisbú" escribe: " El Antiguo Testamento es un libro cojonudo, que habla de matar y todo eso, en cambio, el Nuevo Testamento es una puta mierda que va de amor". Por Hétor G V, monaguillo es sus años mozos.
Y lo que no sabe Miguel es que yo conocía a Héctor. Héctor querido Miguel era un cachondo mental...
Héctor quería ser "pulicía". No se que será de él, tal vez no haya acabado los estudios, o si llegó a estudiar tal vez no aprobó las oposiciones, o a lo mejor ya es un autónomo de la investigación, o tal vez no es ni fue ni será policía, o quizás...
Pero eso sí, Héctor era un tío con principios y clase! si señor... principios investigadores digo yo... si se dice así...
En su época de monaguillo, desde el púlpito cuando por allí se dejaba caer disimulando, o agazapado tras la sotana del pederasta oficial, el observaba...



A su temprana edad y con esa carita de pillo que lo caracterizaba, ya denotaba esa afición por la investigación. Le preguntaban sus tías ¿Hectorito que vas a ser de mayor?, el alargaba los labios, así como una estatua de la Isla de Pascua, fruncía el ceño y con una voz que sacaba de los mas adentro decía - quiero ser "pulicía"-.
Mientras se celebraba la tediosa misa de domingo a las doce, antes del "vermú", desde su
posición privilegiada el observaba de frente a los feligreses. La verdad es que todos eran vecinos del barrio..., y así... un poco observando y otro poco que oía en las escaleras, o en casa, o en la peluquería de "Campitos", o en el "Froiz" del barrio, o sabe dios si por inteligencia o intuición heredada o por que estaba predestinado...Poco a poco iba adquiriendo la habilidad de distinguir a las diversas, diferentes y dispersas clases de pecadores y pecadoras; aquella, la de traje chaqueta corte hombre era una soberbia, si la que está sentada junto al putero, fíjate al fondo a la izquierda, justo al lado de la Rosa, la calienta pollas, ves a Don Tomás, el tipo del sombrero que explota a los obreros canteros, el que heredó la mina que su padre le robó a un republicano, si hombre... el que dijo mi abuela que apareciera muerto en la cuneta del cementerio, pues ese no, el otro, el que tiene la nariz con el mapa de la la Rioja, ese! ese! pues su hermano que hoy no vino a misa, bueno, casi nunca viene, a veces a algún funeral, pues a ese lo encontraron recibiendo por el culo en los lavabos de la cafetería de las galerías, el otro... el que daba...un moreno cejijunto con el pelo a caracolillos, no era de por aquí... y así uno tras otro, parándose con regocijo en las otras.
A Hectór, decía él, le gustaban las tías maduras y si llevaban falda tubo apretada por debajo de la rodilla con una pequeña raja lateral y camisola ceñida marcando delantera con botón abierto en el escote, pues "más mejor" todavía, siempre soñó tener una profe así... y yo también...
El bueno de Héctor era capaz de volar con su mente mientras Don Genaro oficiaba, a veces recibía un cachete por que volaba tanto, que se olvidaba de darle a la campanilla para la consagración... en fin... gran tío el Héctor... por cierto ¿que será de él?


3 comentarios:

Desbrozador dijo...

Plas plas plas plas replas... Ben.... me has tenido un rato descojonado... muuuuuuuu buena la historia y bien contada... y mejor descrita la maestra ¿ha llegado a concejala?, creo q le voy a hacer una visita a nuestro querido lider Machuca pa q me aconseje, que me he puesto malín... Tb estoy de acuerdo con la frase que describe la biblia, aunque parezca mentira.

luis dijo...

Sorprende como narras, tienes que escribir un libro

Ben Gunn dijo...

Gracias por los comentarios pero os voy a decir la verdad ¡lo que escribo no son cuentos! yo soy el protagonista... pero no se lo digais a nadie, en casa nadie sabe de mis vidas y de mis múltiples personalidades,cuando intentaba contar algo se oía siempre un bufff...jo el batallitas... ahora me llaman cansino que es una palabra más de moda.
Byeno os dejo porque ahora estoy pasando por una etapa muy íntima... y no me quiero enrollar más... salud, salud...